¿Qué pasó con John Valentin?

alberto silva

Administrador
Miembro del equipo
Revisando las estadísticas históricas de los short stops encontré que John Valentin, jugador de los Medias Rojas de Boston, fue líder entre los short stops de MLB en Total Zone Runs en 1993 y 1995, a los 26 y 28 años, respectivamente, superando a Omar Vizquel, Cal Ripken y Ozzie Smith. 1995 fue su mejor temporada, siendo el líder en WAR de los Medias Rojas. Además, en 1993 fue segundo en la liga en RF/9 y en 1995 fue líder en asistencias. En 1994 fue tercero en la Liga Americana en TZ. Todo parecía indicar que Valentin se estaba consolidando como un excelente defensor del short stop, pero en 1996 bajó mucho su rendimiento defensivo y en esa misma temporada fue transferido primero a segunda y luego a la tercera base para darle paso en el short a Nomar Garciaparra, buen bateador pero inferior a él en la defensa de esa posición, que sería una figura clave de los Medias Rojas en los años siguientes. Valentin destacó luego en la defensa de la tercera base, resultando el mejor o segundo de la liga en 1998 y 1999 tanto en TZ como en RF/G. Su bateo, sin embargo, comenzó a caer en esos años por debajo del promedio de la liga y ya después del 2000 tuvo pocas oportunidades con los Medias Rojas, hasta que lo transfirieron a los Mets para terminar allí su carrera sin pena ni gloria.

Viendo esos datos surge la pregunta: ¿Se hubiese convertido Valentin en uno de los grandes short stops defensivos de la historia si no hubiese sido cambiado a tercera? Es difícil responder eso, pero la respuesta parece negativa. Valentin comenzó a dar señales en 1996 de no estar a la altura de sus tres temporadas anteriores y ya con 30 años de edad los Medias Rojas prefirieron darle paso al joven Garciaparra, de apenas 22 años. Además, Valentin fue uno de esos jugadores que tardan en madurar, resultando ascendido a las Grandes Ligas a los 25 años y comenzando a jugar como titular a los 26. Si hubiese tenido un talento superior, es probable que lo hubiese demostrado antes. En todo caso fue un buen jugador, sobre todo con el guante, y merece ser recordado en la historia de MLB. Por cierto, fue un gran bateador de postemporada, con un OPS de 1046 en 17 juegos. Actualmente es coach de bateo en AA y es dueño de un restaurante en New Jersey.
 

Hilos similares

Donar a Planeta Béisbol

Por favor, dona el equivalente a una taza de café a través de PayPal

Ayuda a Daniel a caminar de nuevo

Arriba