• Bienvenidos a los Alter Premios 2018

    Hola Invitado

    Se ha terminado la temporada regular de MLB 2018 y ha llegado ese momento del año tan esperado por todos: votar por los mejores jugadores de la temporada en nuestro tradicional Alter Premios. Para votar, tienes que hacer lo siguiente:

    Te esperamos.

El renacimiento del béisbol

#1
El béisbol ha pasado por épocas difíciles. Primero fue el escándalo de los “Medias Negras” en 1919, al venderse ante los Rojos de Cincinnatti, lo que causó una verdadera conmoción en el deporte. Afortunadamente, el béisbol saldría adelante de la mano de grandes estrellas como Babe Ruth, Lou Gehrig y Rogers Hornsby, de divisas como los Yankees de Nueva York, los Gigantes de Nueva York y los Cardenales de San Luis y del comisionado Kenesaw Landis, a pesar de algunos de sus excesos y arbitrariedades. Pero vendría luego la Segunda Guerra Mundial, que si bien no representó una crisis moral si afectó el desenvolvimiento normal del deporte. Sin embargo, después de la guerra el béisbol se recuperó con creces y se vivirían unos 20 años de esplendor impulsados inicialmente por Stan Musial, Joe Dimaggio, Yogi Berra, Bob Feller, Willie Mays y Warren Spahn y seguidos luego por Mickey Mantle, Whitey Ford, Sandy Koufax y tantas otras estrellas que hubo en esos años. Lamentablemente, desde fines de la década de los 60, cuando esos jugadores extraordinarios se fueron retirando, el béisbol comenzó a decaer hasta que con el ánimo de revitalizar el negocio comenzó a extenderse el espantoso vicio de los esteroides, que manchó para siempre la carrera de jugadores que hubiesen sido grandes sin la ayuda de ellos como Barry Bonds, Roger Clemens y Alex Rodríguez. Ojala que a partir de 2009 comience una nueva etapa del béisbol, un nuevo renacimiento, apoyado en controles estrictos sobre el consumo de sustancias prohibidas y en figuras jóvenes como Albert Pujols, Mark Teixeira, Miguel Cabrera, David Wright, Johan Santana, Brandon Webb, Roy Oswalt y C. C. Sabathia, siempre que estén libres de culpa en este bochornoso asunto
 
A

Anonymous

Invitado
#2
Si por eso digo que este lio de los esteorides es un chiste comparado con lo que ha tenido que afrontar el beisbol en el pasado..."lo que no te mata te hace mas fuerte" dice un dicho y de la crisis de los esteroides ya paso lo peor, ahora el beisbol salio fortalecido de esa bochornosa epoca, ahora no solo tiene controles, tiene el programa antidoping mas estrictos de todos los deporte en EU. Asi que olvidense de "salvadores" que aqui no hay nada que salvar...no se diga mas solo playball!!
 
#3
Los records de la epoca de los esteroides deben asumirse de la misma forma que historicamente son consideradas fuera de los estandares normales las marcas de la dead-ball era a principios del siglo 20 o los de la era de los pitchers en los años 60.
 

FrankPereiro

Administrador
Miembro del equipo
#4
Estoy de acuerdo con Manuel,

A finales del siglo 19 y hasta la segúnda década del siglo 20 las apuestas estaban a la orden del día. Y eso influía los resultados de los juegos. Se le echaba más o menos pichón dependiendo del dinero a recibir.

Y no es sólo las apuestas, estaba también los lanzamientos tramposos (al menos hoy en día) como el de saliba.

Lo menos engorroso va a ser dejar las cosas tal como quedó.

Ahora, lo que se tiene que hacer es implementar controles y castigos más estrictos, esa es la única solución para "limpiar" el juego.
 
#5
mtortolero dijo:
Los records de la epoca de los esteroides deben asumirse de la misma forma que historicamente son consideradas fuera de los estandares normales las marcas de la dead-ball era a principios del siglo 20 o los de la era de los pitchers en los años 60.
Manuel, ayudame ahi y esclarece ese punto de los records de los pitchers de los años 60. Yo se que esa fue la decada del pitcheo, pero ¿¿¿que es lo que planteas??? que como en esa epoca la mayoria de los pitchers tenian numeros monstruos por eso los numeros no valen igual???.

¿Sandy Koufax, Denny McLain, Juan Marichal y Bob Gibson son menos buenos porque sus colegas de la decada tambien dominaron (aunque con numeros menos monstruos) a los bateadores contemporaneos?

¿¿De quien es la culpa de esos numeros, de los pitchers, de los bateadores o una combinacion de ambos??
 
#6
GRAN_TIBURON. dijo:
mtortolero dijo:
Los records de la epoca de los esteroides deben asumirse de la misma forma que historicamente son consideradas fuera de los estandares normales las marcas de la dead-ball era a principios del siglo 20 o los de la era de los pitchers en los años 60.
Manuel, ayudame ahi y esclarece ese punto de los records de los pitchers de los años 60. Yo se que esa fue la decada del pitcheo, pero ¿¿¿que es lo que planteas??? que como en esa epoca la mayoria de los pitchers tenian numeros monstruos por eso los numeros no valen igual???.

¿Sandy Koufax, Denny McLain, Juan Marichal y Bob Gibson son menos buenos porque sus colegas de la decada tambien dominaron (aunque con numeros menos monstruos) a los bateadores contemporaneos?

¿¿De quien es la culpa de esos numeros, de los pitchers, de los bateadores o una combinacion de ambos??
Lo que planteo es que los numeros de esta epoca habra que verlos con cierto recelo hasta que tengamos claro cual es el efecto real de los esteroides en las estadisticas tanto ofensivas como de los lanzadores en los ultimos 20 años, lo cual pudiese tardar muchisimo en idearse algun tipo de escala o incluso no llegarse a hacerse nada nunca.
Recuerda que no solo influyeron en esos numeros los esteroides, porque tambien cuentan las expansiones y los nuevos parques.
Sobre si un pitcher de los 60 es menos o mas que un pitcher de los 90, existen muchos factores que hacen la comparacion un poco engorrosa de parte y parte. Fijate en esto: en 1968 se produjo el segundo menor promedio de carreras por juego del siglo 20 en la Liga Nacional (3.43) y el menor del siglo 20 en la Liga Americana (3.41). Ese año Bob Gibson consiguio su espectacular marca de 1.12 en efectividad, equivalente a 258 ERA+. Esa marca es la menor efectividad en valor facial conseguida en el beisbol moderno, no contando el beisbol del siglo 19.
Sin embargo valdria la pena preguntarse si esa efectividad es mas meritoria que la de Pedro Martinez en el 2000, con 1.72 y 292 ERA+ en una Liga Americana en la cual se anotaban 5.28 carreras por juego lanzando esa temporada en una lomita a 10 pulgadas de altura y no a 18 pulgadas como dicen que estaba la que lanzaba Gibson en Bush Stadium.
De hecho, aun con ese handicap, la efectividad de Matinez al calcular su equivalencia con el año 1968 el numero que resulta, 1.00, es algo realmente insolito. Pero en esa epoca habia otra forma de manejar el pitcheo, sin relevistas intermedios que obligaba a los abridores a ir mas lejos y probablemente el brazo de Martinez no era el mejor para ese tipo de faenas, aunque Gibson nunca enfrento a un bateador designado.
Acaso no vale la pena inmaginarse que hubiese hecho un tipo de casi 7 pies de altura como Randy Jonson en una lomita de 20 pulgadas de altura como dicen era la de Dodger Stadium entre 1962 y 1966 en un parque tan dificil para batear?
Cuantos ponches hubiese logrado el Randy Johnson del año 2001 en Dodger Stadium en 1965?
No es que sean mejores o peores lanzadores. Ni Gibson ni Koufax tenian culpa de las circunstacias historicas que imperaban en el beisbol en esa epoca, pero no por eso no hay que dejar a un lado esas circunstancias cuando se analizan y sobre todo se compararn a estos lanzadores con lanzadores de epocas donde los pitchers tenian circunstancias mas bien adversas a ellos. Y eso mismo es lo que habra que hacer en el futuro con los records de Sosa, McGuire y sobre todo de Barry Bonds .
 
#7
Muy bueno, como siempre, el comentario de Manuel. Creo que ilustra muy bien la dificultad de comparar records o marcas de una y otra epoca. Me parece que el beisbol se asemeja mas al golf que al atletismo o la natacion en eso de los records. Los records en el beisbol, como en el golf, dependen mucho de las caracteristicas del terreno, de los palos, de las pelotas, etc., y es muy dificil comparar una epoca con otra. Creo que lo mejor que podemos hacer es comparar jugadores contemporaneos, jugando en los mismos terrenos y en las mismas ligas. Cualquier otra comparacion, aunque sea irresistible, es temeraria. Lo que si debe evitarse, de ahora en adelante, es que se reconozcan marcas que sean producto del uso de sustancias prohibidas que desvirtuen las verdaderas diferencias entre los jugadores
 

Ayuda a Daniel a caminar de nuevo

Próximos Eventos

Copa Mundial de Béisbol U-23 en Barranquilla, Colombia
Barranquilla, Colombia
Arriba